Una obra de la Iglesia

La Fraternidad Sacerdotal San Pío X es una obra de la Iglesia. Nació providencialmente en la Iglesia y para la Iglesia.” Pero nació en las circunstancias particulares en las que la Iglesia se encuentra actualmente.

Un trabajo jerárquico

Al ser una obra de la Iglesia, la Fraternidad reconoce al papa Francisco como papa de la Santa Iglesia católica y promete obediencia al Romano Pontífice en todos sus actos legítimos.

Se adhiere

…con todo su corazón, con toda su alma, a la Roma católica, guardiana de la Fe católica y de las tradiciones necesarias para la preservación de esa Fe, a la Roma eterna, maestra de la sabiduría y de la verdad.”

Por otra parte se niega

…y siempre se ha negado a seguir la Roma de tendencia neomodernista y neoprotestante que claramente se manifestó en el Concilio Vaticano II y después del Concilio, en todas las reformas que resultaron de él.”

Una obra estructurada

La organización práctica de la Fraternidad sigue sus Estatutos, que fueron reconocidos y elogiados por la Iglesia. Estos Estatutos tienen por objeto la santificación del sacerdote y proporcionan el plan y las reglas que sus miembros se esfuerzan por seguir. En particular, a través de su vida en común, organizada en prioratos, los miembros encuentran “un entorno en el que se respira una atmósfera de fe, oración y caridad fraterna”.

Un trabajo apostólico

La Fraternidad es esencialmente apostólica.” Sus miembros, cuando no están dedicados a la formación de futuros sacerdotes en los seminarios, se dedican al servicio de los fieles en las capillas, las escuelas, las misiones y las obras de apostolado.
 

Tenemos sólo un deseo, formar sacerdotes católicos, porque la Iglesia católica no puede continuar sin sacerdotes. No tenemos ninguna otra ambición más que poder exhalar nuestro último aliento diciendo que contribuimos a la edificación de la Iglesia y no a su destrucción”.