4ta Charla de Bioética: Ideología de Género; Juicio Filosófico y Teológico.

Diciembre 02, 2019
Origen: Distrito América del Sur
Sodoma y Gomorra

Conferencia n°4 de la reunión de Jóvenes en Córdoba. El Padre Prior de Buenos Aires, Ezequiel Rubio habla sobre la Ideología de Género y señala su origen Filosófico, luego da una Condena Teológica, con un juicio sobre los fautores de tales desbarrancos y culmina con algunos consejos pastorales.

Introducción

La charla que hoy  vamos a tener, en cierta manera es fundamental que se exponga, y es difícil de exponer. Porque lo que vamos a ver son: aspectos muy jurídicos, temas desconocidos, aspectos médicos, también científicos – interesantes pero desconocidos -, aspectos culturales como la conferencia de Mariano, sumamente atrapante por lo que es toda esta génesis en el transcurso del tiempo. El punto es lo que refería la licenciada Vergara del Carril días pasados, con los aspectos psicológicos, en todo este drama ni siquiera los perversos que generan todas estas operaciones, son conscientes de lo que hacen. En esta ocasión, la idea es hacer un juicio moral, y un juicio teológico sobre la Ideología de Género y un aspecto de ella que es la Educación Sexual Integral. (ESI)

Si ustedes recuerdan, el año pasado dimos una larga conferencia sobre el aborto.

El aborto es un desprendimiento de la ideología de género también; ahora entonces, lo que vamos a tratar juntos en el día de hoy, es de hacer una revisión del problema de fondo, que está en la base de la ideología de género. Independientemente de cualquiera de sus múltiples derivaciones – se llame ESI, se llame aborto, se llame matrimonio igualitario, se le diga eutanasia, o como se quieran -, hay un principio que está de fondo, está en la base, en la raíz de toda esta ideología de género.

Por eso vamos a hacer la consideración de algunos elementos filosóficos.

Este es el esquema de lo que me pareció que podía llegar a ser interesante para ustedes. Es, digamos, la estructura de la conferencia del tema que vamos a tratar.

  1.  Hay una cuestión filosófica de fondo, en la base, que es el Orden natural; vamos, entonces, a contraponer la concepción realista de la naturaleza a la subjetivista y la incoherencia de este subjetivismo
  2.  En 2do lugar vamos a sacar aplicaciones morales de esta ideología de género y, no podemos dejar de mencionar los que fueron sus ideólogos.
  3. Quiero sintetizar las ideas principales de estos ideólogos (algo que ya hizo Mariano) pero, desde otro punto de vista; no ya por las consideraciones de orden natural sino sobrenatural. Lo que podríamos llamar un juicio teológico, tocando la creación, tocando el problema de pecado, tocando lo que hablan las Sagradas Escrituras respecto de la ideología de género.
  4. Y para terminar dar algunos consejos de orden pastoral, para no quedarnos, simplemente, con esta tristeza de la realidad que nos toca en este momento transitar.

Esta va a ser la estructura de lo que pensé compartir con todos ustedes.

  1. Las consideraciones de orden natural

La base filosófica atrás de toda la ideología de género está acá; en el pensamiento subjetivo de Descartes, es decir la ruptura de la teoría del conocimiento objetivo. Si hubiese reinando la teoría del conocimiento objetivo, esta locura estaría tan condenada como lo estuvo en la edad media, y si estaba escondida, no estaba legalizada ni menos promocionada.

Vamos a la concepción realista.

Primero el principio “todo conocimiento pasa a través de los sentidos”

Ustedes saben que la inteligencia humana tiene que filtrar el dato sensible y forma en el intelecto el concepto, idea o verbo mental. No podemos conocer las cosas si no es a través de los sentidos.

Si quieren al revés, los sentidos tanto externos – los cinco – como los internos – imaginación, memoria, sentido común (que es el que hace la condensación de los datos recibidos de los cinco sentidos) y por fin el instinto – no va a hacer otra cosa que permitir relacionarnos con el medio que nos rodea.

Los sentidos nos permiten conocer. Los apetitos, las tendencias sensitivas, nos permiten seguir aquello que nos presentan los sentidos, y de esa manera un ser se puede relacionar con el medio que lo rodea.

El hombre tiene una inteligencia, es decir una capacidad para conocer no solamente cosas sensibles sino espirituales, y aparte tiene una capacidad no solamente para tender a cosas sensibles sino también a espirituales – llámese voluntad -.

La inteligencia lo que va a hacer es a recibir los datos que suministran los cinco sentidos para extraer de los mismos y poder llegar a formar un concepto. De tal manera de que yo veo un árbol tal vez palpo el árbol; si es un frutal, huelo el árbol, veo la consistencia, la duración, el color etc. Y de ver un árbol, y de ver otro árbol, muchos, termino formando el concepto, la idea, la ciencia de lo que es un árbol.

Esto va, como se dan cuenta, de la mano de la verdad.

La verdad ¿qué es? La verdad es una adecuación entre dos extremos, la inteligencia y el objeto, así pues, Santo Tomás distingue tres modos de cómo se la puede considerar a la verdad, a saber:

  • la verdad ontológica
  • la verdad lógica
  • La verdad moral

La verdad ontológica: (ontos = ser) es la adecuación de la cosa al intelecto divino, cada cosa es lo que Dios quiere que sea. Cuando Dios realiza la creación y crea las montañas, crea el río, crea las plantas, crea todo lo que crea ¿qué es lo que ocurre? la cosa creada se adecúa al intelecto de Dios, es decir que cada cosa fue lo que Dios quiso que fuese y Dios con su inteligencia y voluntad creó de tal manera que lo creado respondió perfectamente al poder de su inteligencia y voluntad; las cosas son lo que Dios quiere y quiso que sean, y a esto Santo Tomás lo llama la verdad del “Ontos” la verdad ontológica, la verdad del ser.

La verdad lógica: ¿qué es? es la adecuación del intelecto humano al objeto externo a conocer. Nosotros tenemos que observar, escuchar, palpar, oler los objetos para darnos cuenta de lo que son. Nosotros no los conocemos, nuestra inteligencia no los conoce y tiene que hacer un esfuerzo de proyectarse del sujeto al objeto, amoldándose, para que entonces pueda volver con los datos sensibles y formar un concepto. Eso es la verdad que se llama lógica, la adecuación del intelecto humano al objeto externo a conocer.

La verdad moral: va a ser una adecuación del obrar humano en conformidad con la recta razón, es decir que uno obra bien o uno obra mal en razón de esa conformidad de lo obrado con los principios – con esa recta razón, esa inteligencia que posee los principios – en orden al buen obrar.

La adecuación de la cosa al intelecto divino, verdad ontológica; 

La adecuación de nuestro intelecto al objeto conocido, la verdad lógica;

La verdad moral, la adecuación del obrar en conformidad con la recta razón.

Esto es lo que se llama la teoría del conocimiento realista, del conocimiento objetivo que reinó hasta Descartes.

Desde Descartes:

¿Cuál es el principio?

¿Todos los conocimientos pasan por los sentidos? No.

El sujeto crea la verdad, no viene impuesta de afuera, y ¿por qué? ¿cómo puede ser que se sostenga tal cosa? porque uno conoce las cosas en uno, en su inteligencia.

¿Es cierto que yo termino formando los conceptos? ¿Es cierto que yo después de cinco años de carrera universitaria tengo la ciencia médica, las ciencia del Derecho, la ciencia de la ingeniería?

Pero esa ciencia que está dentro de mí es el fruto y el término de todo un proceso; uno conoce las cosas dentro, en su inteligencia, pero no tengo certeza de que tengo la verdad. La única evidencia de que parto, no es la realidad, que no sé qué es, es el pensamiento: “tengo certeza que estoy pensando”. De allí el famoso adagio “cogito ergo sum” (pienso, entonces existo); Luego parto de mí hacia fuera, y si es así, yo conozco, yo tengo mi verdad, es mi verdad, la propia porque es lo que es, fruto de la inteligencia y es la que yo conozco desde adentro.

Si este es el principio, vamos a tener dos aplicaciones.

La verdad impersonal; no hay un verdad objetiva sino tantas cuantos sujetos en juego. En todo caso la verdad viene determinada por la mayoría, lo que dirá Rousseau en el Contrato Social, la mitad más uno.

Ante una imposibilidad de tener la verdad objetiva por la negación filosófica, entonces la verdad no va a quedar sino en lo que diga la mitad más uno es bueno, que es verdadero y así será.

Esta filosofía nos hace perder el conocimiento de la verdad de las cosas para recluirla en la subjetividad y en el orden, entonces, la verdad es individual, y lo que va a ser la moral es relativa; el bien y el mal dependen del criterio personal, sin atenerse a una norma alguna ¿por qué?, porque la norma es externa, yo no voy a tener lo externo como tampoco me voy a preocupar en el conocimiento de lo externo porque la verdad parte de mí.

Uno mismo es la norma. Es decir ¿cuál es tu norma?, para mí el placer, el gusto, las ganas. Esta filosofía es coherente en el error; hay que “aceptar” (no “tolerar”), la diversidad, de los pensamientos y de las costumbres sin discriminar; ¿hay que aceptar la diversidad de pensamientos y las costumbres sin discriminar?; esto es la ESI en su presentación, en su formulación en las escuelas.

La incoherencia de los subjetivistas – con un poco de humor –

-Nadie es dueño de la verdad- le dice uno;

-Entonces ¿lo que acabas de decir es verdad, o no?

Acá se ve la incoherencia de este pensamiento, pero el drama es que nadie quiere llegar a esta consecuencia. Porque la incoherencia del liberal se presenta cuando quiere poner límite a la libertad. Pero uno va a plantearle el derecho de la libertad a oponerse a éstos de la ideología de género y de la ESI, y no lo van a aceptar, y lo van a imponer. Y terminan dogmatizando en contra de sus principios porque todo es un barco que hace aguas. Pero eso es promulgado y propuesto por la sociedad.

  1. Aplicaciones morales subjetivas – Ideología de Género

Cada uno tiene su verdad, es dueño de hacer lo que quiera con el cuerpo. Entonces ahí tenemos feminismo, aborto, anticoncepción, la ideología de género, matrimonio igualitario, ESI, eutanasia y lo que siga. Si, al fin y al cabo, yo soy el dueño de la verdad, y yo soy el que determina si está bien o está mal.

En lo que toca la ESI, ante los prejuicios de la enseñanza familiar dogmática, la usurpación del derecho de los padres a oponerse en la formación, concediéndoselos a las escuelas (el gran principio gramsciano) contra el fin primario y natural del matrimonio.

Fíjense que es de orden natural y no solamente cristiano, es de orden natural; el fin primario del matrimonio no es sólo la procreación sino también la educación de la prole porque es lo propio de una criatura racional; quitarle a la criatura racional el fin primario y propio de no poder educar al hijo por el abuso de poder del estado es gravísimo.

Y si no, fíjense lo que sigue – esto está tomado literalmente del artículo 9no Inciso C: “Vincular más estrictamente en la escuela a la familia para el logro de los objetivos”-.

 Los saqué de la parte central. De esto se desprende que la escuela debe lograr el consenso necesario para la familia pero, de no ser así prima el derecho del niño y del joven a la información y no el derecho natural de la familia a educar según sus creencias y valores. Y estos canallas conocen las cosas como son y hablan del derecho natural. Pero, sin embargo, los padres pierden el derecho natural y hacen primar el derecho del niño; del no sapiente, del ignorante por encima del sapiente. Por supuesto que en todo lo que antecedía a esto (que me pareció lo más importante), no se hace otra cosa que hablar de aceptar la diversidad, la pluralidad. No solamente hablar de las diferencias anatómicas o fisiológicas sino de la integridad de lo que esto conlleva en una educación sexual integral. Es una perversión para los jóvenes; corromperlos, educar para corromperlos en su más temprana edad.

  1. Juicio moral sobre sus ideólogos

No deja de ser llamativa observar la moralidad de los responsables del feminismo para enteder sus efectos.

El obrar sigue al ser. Entonces miremos quién fue Lutero “ah, este santo de Lutero, el gran reformador de la iglesia que se fue y vivió en concubinato con una monja” ah, sí, una santidad notable debe tener su obra cuando fue tan santo el fundador.

Miremos a estos “grandes hombres”, a estas “próceres” de la ideología de género:

  • Simone de Beauvoir -  concubina de Jean Paul Sartre -: defendía las relaciones sexuales libres y amparaba la pedofilia cuando era sin violencia. Ah si el niño lo aceptaba no había problema.
  • La llamada con tantos nombres, Shulamith Firestone: marxista, hija de un rabino, atea, fundadora del feminismo radical con el cual enfocó su lucha a la destrucción de la familia. Porque sabía - como Gramsci – sabía perfectamente que destruyendo la familia, aunque sea un camino más largo - que cueste más - si uno destruye la moral familiar, todo está logrado. Toda esta corrupción ¿a qué apunta? a destruir a los hijos, a corromperlos; este hijo corrompido ¿qué va a formar? ¿qué familia moral va a formar? Hay que atacar, hay que ir al centro, hay que ir a la raíz, hay que ir a la semilla; ésta la tenía muy clara.
  • Betty Naomí Goldstein: “La mística de la feminidad”, un libro clave en la historia del pensamiento feminista; defensora de la pedofilia porque, claro, algunas son más consecuentes que otras. Hoy estamos en una sociedad - fíjense el problema jurídico -  en donde esta gente postula la libertad y la ideología de género a ultranza y por lo tanto el visto bueno a la pedofilia. Pero por otro lado la pedofilia está penada con cárcel. Entonces tengo de un lado una ley penal y del otro los grupos que van en pro de esto ¿quién va a ganar? ¿van a ganar estos grupos minúsculos bancados por poderes internacionales, por la judería, por la masonería o va a terminar primando la justicia, condenando a prisión lo que es un delito de pedofilia?
  • La famosa Millet: lesbiana, autora clave del feminismo contemporáneo; el patriarcado con sus papeles y posiciones sociales no deriva de la esencia humana sino que es histórico y cultural. Habla de la esencia humana lo cual los nominalistas no serían capaces de hacerlo y los subjetivistas tampoco, porque, al fin y al cabo, son todos simples individuos. Esta mujer, evidentemente, en sus afirmaciones tiene una perversidad enorme; no existe disparidad mental, intelectual ni emocional entre los sexos.

Recuerden lo que decía en la otra charla la licenciada Pilar Vergara, de la diferenciación profundísima que hace Dios en la creación entre el hombre y la mujer, cada cual con sus dones, con sus virtudes y también con sus necesidades que se van a complementar en la unión matrimonial.

No existe disparidad mental, intelectual ni emocional entre los sexos; claro, lo dice la persona que estaba mirándose… a ella sí se le puede creer porque, en fin; pasemos y vamos una más.

  • Butler Judith: lesbiana, judeo-húngara y judeo-rusa, principal ideóloga que llegó a conocerse como la perspectiva transversal del género. Defiende la pedofilia, el incesto, milita por la causa abortista y por la defensa del lobby gay, o sea que no le falta una. Pero ya es la que está en la perspectiva transversal del género, los trans.
  1. Las consideraciones de orden sobrenaturales – el juicio teológico

  • La Creación:

Dios es el autor de la vida, en general, y del hombre en particular con su distinción de sexo - vamos a aclarar de sexo de fisiología y de psicología -. Si bloqueamos el sentido común y la capacidad de los sentidos, podemos llegar a lo que dicen los anteriores pero la diferenciación anatómica responde a que va a haber una diferenciación fisiológica, y la diferenciación fisiológica va a responder a una diferenciación psicológica, y por lo tanto la diferencia que hay  en la diferenciación psicológica, fruto de la neurológica,  hace que el hombre esté destinado claramente para una finalidad y la mujer para otra.

El hombre no está destinado para la maternidad y la mujer no está destinada para gobernar pero esa no es una cuestión de que se trate de machismo o feminismo, es una cuestión de psicología profundísima porque la mujer tiene una matriz – está pensada a para engendrar, para engendrar lo singular -, y por eso toda su inteligencia y toda su sensibilidad van a estar apuntando a lo singular, y es la persona de lo singular, y el hombre es de lo universal, sin ir más lejos.

Yo pongo a habitualmente este ejemplo, que es súper gráfico. Hay un bebé a cambiar, el papá y la mamá van a cambiar al bebé cada uno por su lado, papá va a cambiar al bebé, bueno ¡listo!, entonces ya está; hay que cambiar el pañal, se limpió, ya está, no hay más preocupaciones; la mamá no, empieza con la locioncita, con la cremita, el talco, las caricias y cariñitos, 15, 20 minutos para cambiar el pañal, y eso es lo que necesita el bebé y para eso está la mamá porque está hecha para lo singular porque tiene el culto del detalle.

Para la mamá no hay detalle sino que todas las cosas que son detalle son importantes. El varón, con otra cabeza mucho más universal distingue y es más frío, distingue entre lo esencial y lo accidental, entonces a lo accidental le da mucho menos corte y por eso el hombre está hecho para trabajar afuera, generar el sustento y guiar y dar seguridad a la mujer, y la mujer está hecha para ser la reina de la casa.

Eso es una cuestión de psicología, en Argentina, en Italia, en Alemania, en Noruega y donde fuese. Es de orden natural, porque eso hace a la esencia de la naturaleza humana diversificada en el varón y en la mujer;  negar esto es una necedad de no conocer a las personas, no conocer las diferencias, y no porque el hombre sea distinto a la mujer significa que sea mejor o peor;  son cualidades que van a responder a las naturalezas, y que vienen ¿de quién? de Dios y Dios dispuso que sean así. “Y creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios los creó. Varón y mujer los creó”; los creó varón y mujer, y Adán no se puso a pensar si él era varón o mujer o si quería ser mujer, él era varón, y Eva no dijo “yo quiero ser varón”, Eva dijo “yo soy mujer” y entonces “yo quiero ser lo que soy”.

  • La jerarquización natural entre el hombre y la mujer:

Vamos viendo un lindo pasaje “entonces Yahvé hizo caer – hizo Dios caer -  un profundo sueño sobre el hombre el cual se durmió y le quitó una de las costillas y cerró con carne el lugar de la misma; de la costilla que Yahvé-Dios había tomado del hombre formó una mujer y la condujo ante el hombre (que dijo) ésta vez sí es hueso de mis huesos, carne de mi carne. Esta mujer será llamada varona – “virago” en latín de “vir” (varón)- porque de varón ha sido tomada”; esto es la Sagrada Escritura.

 Estos pasajes deben ser interpretados en sentido literal histórico, estos son dogmas de nuestra fe – ésta sí la definió la Pontificia Comisión Bíblica creada por Pío X – de donde se desprenden las principales verdades de nuestra fe de los tres primeros capítulos del Génesis. Esto no es doctrina opinable, esto es dogma de fe. Por lo tanto está condenado el poligenismo (que con el nombre de Adán y con el nombre de Eva hay muchos varones y muchas mujeres  creadas y de ahí qué sé yo si me ha tocado, a mí, el pecado original o no – porque hay que ver si yo soy de ese que tenía el pecado original)

Un hombre y una mujer, la peculiar condición como Dios los creó, y el castigo de su pecado original.

Remarca Santo Tomás que no la sacó de su cabeza a Eva para indicar que no sería la jefa de Adán y tampoco la sacó de sus pies para indicar que no sería su esclava, la sacó de su costado para indicar que sería su compañera, su complemento.

Antes de la creación es muy lindo cuando Adán - que tuvo la ciencia infusa – Dios le dio la ciencia para que le ponga nombre a cada una de las cosas, él veía la vaquita, el torito, ¡qué lindo! el perrito y la perrita, y dijo “acá hay alguien al que le falta algo” ¿y yo?, entonces es ahí cuando viene la creación. Pero Dios quiere que Adán experimente la congoja de verse solo viendo cómo en toda la creación Dios le había previsto la paridad. Y entonces le saca su compañera.

  • Noción de Pecado:

Podemos definirlo de muchas manera; “una desvinculación voluntaria del hombre en el pensar u obrar con relación a los fines que le son debidos”. Es un desorden que en teología se llama pecado. Hay una desvinculación voluntaria en el pensar, en el obrar de aquello que está mandado en orden al fin. Entonces, podemos juntos, repasar las tres condiciones para que haya pecado,

Pleno conocimiento de la maldad –
pleno consentimiento – “cum sentire – con sentimiento” -  sentir ¿con quién?, con la voluntad; siento y ¿qué hace la voluntad? adhiere. El sentimiento con la voluntad o la voluntad con el sentimiento.
la materia desordenada, pecaminosa: que sea materia de pecado.

Ahora bien, vamos a ir juntos a seguir repasando las cosas – no sé si todos las tenemos frescas -. Dentro del pecado tenemos:

  1. El pecado original contraído por nuestros primeros padres  (Génesis 3). Si lo miramos en razón de la materia, puede ser venial (leve) o mortal (grave), por ejemplo los tocantes al 6to y 9no es decir la impureza – siempre haciendo toda esta explicación que yo les voy trayendo a la ideología de género -, el tema de la ESI.
  2.  Los pecados capitales, son llamados así porque son cabeza “capitis”, cabeza de otros tantos. Cuáles son los capitales: orgullo, gula, lujuria, avaricia, pereza, envidia e ira; fíjense cómo vamos tocando, cómo está siempre la impureza entre los pecados para con  Dios.
  3.   Pecados que claman al cielo: son cuatro genéricos. Son llamados así por tener una particular malicia; una repugnancia contra el orden social. ¿Cuáles son?, entre ellos la sodomía o la homosexualidad son pecados que claman al cielo.
  4.  Los pecados contra el Espíritu Santo. Por despreciar los dones sobrenaturales que nos permite salvarnos. Aquí se los coloco a los seis.

Pero fíjense, entonces, cómo la impureza aparece entre los pecados contra los mandamientos 6to y 9no; aparece en los pecados capitales como lujuria, y entre los que claman al cielo como sodomía u homosexualidad.

Ahora bien, las Escrituras ¿qué dicen? La ideología de género y el escándalo están condenados en las Sagradas Escrituras, la antigua ley: “no te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer, es una abominación” (levítico); lo rige tanto para el varón – es evidente – como para la mujer. Es ante Dios una abominación.

Vamos a la nueva ley: “es inevitable que ocurran los escándalos, pero ¡ay de aquél! por quien viene el escándalo, más le valdría que le suspendiesen una piedra de molino alrededor del cuello y lo echasen al mar, que haber escandalizado a unos de estos pequeños.”. (Lucas 17)

La ESI hace esto, la ESI va directamente a escandalizar a los pequeños.

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados -no en el sentido de defecto físico sino de moral- ni lo afeminados ni los que se echan con varones - es decir ni los homosexuales -, ni los ladrones, avaros, borrachos, maledicientes, estafadores heredarán el reino de los cielos” (I Corintios). Es decir,  el juicio divino es “el que hace esto se pierde aquello”.  Y claro, San Pablo no anda con distinciones escotistas, va al grano, el que lo entiende bien y el que no, pues recemos para que lo entienda.

 “la ley no ha sido instituida para el justo, sino ¿para quién?: los transgresores, -los que se apartan del fin-, los rebeldes, impíos, pecadores, irreverentes, profanos, parricidas, matricidas, homicidas, inmorales, homosexuales” (I Timoteo); esto está condenado explícitamente por el Antiguo y Nuevo Testamento.

  • ¿Qué dice Nuestro Señor?

El pecador que muere en pecado mortal se pierde para toda la eternidad, “apartaos de mí malditos, id al fuego eterno”; entonces con una condenación eterna de por medio, lo que más hay que buscar no es que no se enfermen, sino que no realicen las acciones por las cuales se pueden enfermar. Pero sobre todo que se van a condenar. A lo que llama es a la castidad. El remedio de toda esta gente, de toda esta ideología de género es la castidad, la pureza. Que es lo que no quieren aceptar porque la pureza – la virtud -  es la que te lleva a la vida eterna.

  1. Consejos Pastorales

Decía LeónXIII “Ante este mundo que nos toca hoy transitar – vivir -  es importantísimo formar sanas y santas amistades. Cuando la sociedad se derrumba, los católicos deben mancomunarse, -esto que están haciendo es mancomunarse. Esto es venir a conocerse, a formarse, a sentirse que no están solos, a tener el espíritu de cuerpo, a sostenerse, esto es mancomunarse; cuando la sociedad se derrumba como ahora, es necesario estos grupos que se pueden formar en las diversas capillas.

Una cosa es tener conocidos o compañeros de trabajo con desviaciones. Otra distinta es tener amistad con ellos. Uno de ustedes cuando yo le preguntaba recién, “decime ¿qué me podrías preguntar en la conferencia?” me planteaba esto: El problema va a ser cada vez mayor, cada vez van a aparecer más lesbianas, trans, gays. ¿Cómo hacer, cómo moverse?

Tolerar no es aceptar. Entonces ¿qué se puede hacer con esto?

En la relación laboral o estudiantil lo cortés no quita lo valiente. Hay que tener cuidado que la ley nos está encima. No estamos en otra época en donde, tal vez, sin mucha explicación, sino de “otra manera”, se le hacía entender que estaba equivocado. Sin ir más lejos esto es un problema de toda la vida. Pero  antes si había un soldadito que era muy delicado, al 5to día de guardia nocturna, ya se empezaba a ser más varoncito y al hacerlo ir de maniobras se volvía mucho más varoncito. Y el que era medio delicado para la comida aprendía a comer. Yo recuerdo un caso – cuando a mí me tocó – había un chico que no comía ni naranja, ni zanahoria ni zapallo, iba y venía pensando” yo soy – se había hecho su esquema – “a pan yo voy a comer pan” A tal punto llegaba el capricho, y la falta de educación que tenía que cambiaba “dame, te cambio el pan, yo te paso, si querés esta fruta”, así empezó; pero a la semana le parecía la comida espectacular como en el Sheraton, cosa de loco, ¡se comía todo! y se acabó el problema  ¡oh! “Me di cuenta que me gustaba todo”.

Hoy los tiempos han cambiado muchísimo, ciertas reacciones de ese estilo ya son inadmisibles por eso hay que tener cuidado; si es permeable, intentar ayudarlo y sino, rezar y no exponerse, y ya está.

¿Qué otro consejo?

  • ¿yo me voy a exponer por salvar a un amigo que tiene mala tendencia? 

Yo como chica me voy a exponer a salvar una amiga que tiene mala tendencia? Paremos, no sigamos y pensemos.

Muy bien, yo tengo un compañero de trabajo que, abierta o encubiertamente, es gay; a él las chicas no les gustan, le va a gustar los chicos, y yo soy varón ¿yo me voy a exponer a que termine yo gustándole? Eso es un peligro ¿quién va a tirar la primera piedra? Entonces, si es permeable a que se lo pueda ayudar, aconsejar – bendito Dios – y sino, pues rezar, una pura tolerancia. Pero no se puede fomentar la amistad con uno que tiene una gran desviación.

Cuando Aristóteles habla sobre la amistad, él habla de que para que haya amistad tiene que haber dos prenotandos y tres elementos constitutivos. Esos pre-notandos; se pide la semejanza y se pide un bien común; eso como para poder hablar de la amistad. Concediendo que eso está ¿cómo se cristaliza la amistad? Porque Aristóteles decía: tiene que haber tres pasos:

Por un lado tiene que haber un amor de benevolencia y no de concupiscencia es decir, yo quiero a mi amigo que es un gordito, y no quiero la pelota del gordito. Y si el gordito viene a jugar a la pelota y se queda en el banco de suplente, no importa, porque lo que me interesaba era la pelota.

El amor de benevolencia quiere a la persona.

En segundo lugar hay una reciprocidad en ese amor y no solamente es algo que uno pueda llegar a decir “yo me entrego pero no me devuelve nada”.

Con estas situaciones, ante un compañero de facultad, un compañero de trabajo, un jefe, la caridad pide, en todo caso, tolerancia. La caridad siempre va a pedir oración, la caridad no pide exponerse y tampoco la caridad se olvida de la prudencia. Y si yo me doy cuenta de que yo puedo ayudar, y lo hice una vez y hubo problemas o yo perdí los estribos, o porque me fui de boca, la prudencia me enseñará a mantener la distancia y la reserva. El movimiento es de ayudar a que se salve. La prudencia será ¿hasta dónde?, y muchas veces es muy poco lo que se puede lograr.

  • Formar buena familia y grupos de padres.

Si tienen hijos vale la advertencia de Pio XII a las mujeres de la acción católica italiana:  “Estudiad al niño en su tierna edad, conociéndolo bien lo educaréis bien y así no tomaréis al revés, u oblicuamente a su naturaleza. Sabréis comprenderlo, sabréis cuando viene en caso, que no todos los hijos de los hombres están dotado de una buena índole.”

Cuando Pio XII habla de “oblicuamente” no está hablado de ninguna perversión del niñito, no está hablando de que él se siente mujercita si es varón. No, no, lo que está hablando es en el orden del temperamento para que recordemos, una cosa es tomar contrariamente y otra cosa tomar oblicuamente. Pero tomar oblicuamente y pensar que es sanguíneo, en verdad es melancólico porque yo me equivoqué absolutamente lo que va a ser la excitación y respuesta y durabilidad de los problemas. Por eso Pío XII se preocupaba para que los padres conozcan el temperamento de los hijos y vean la manera de ayudarles.

¿Cuántas veces vemos de un familia una persona que es sumamente tímida y una persona que es extrovertida? ¿cómo el criterio del padre no va a girar en torno a que no le puedo pedir lo mismo por ejemplo, los tiempos de ejecución al que es pura actividad del que no lo es? Porque es un desconocimiento de la materia que está en juego. Por eso la importancia que para ya Pío XII era el conocimiento de los padres respecto de los hijos.

“Criarlos en la piedad para que vivan en la presencia de Dios y por lo tanto en el santo temor de pecar”. Es alejarlos de este temor; fíjense, como yo les digo a los papás, como decimos todos los padres, si uno cría a los hijos en la piedad, uno siembra paz para cosechar en el día de mañana. Porque ese chico, si reza y reza, no por que el papá y la mamá lo ve sino porque reza de adentro, es un chico que está en contacto con Dios. Y si está en contacto con Dios sabe que no puede obrar el mal, entonces va a obrar el bien. Un hijo virtuoso es el consuelo y la alegría de sus padres; ahí la piedad es fundamental. Los papás que no rezan -  no rezan en familia -, que no transmiten la piedad a sus hijos, lamentablemente para esos hijos, es muy difícil, después, que la puedan generar.

Cuando los padres eran solteros, rezaban cada cual en su casa, cuando los padres eran solteros, cada cual comía en su casa, en sus horarios, pero he que aquí que llegó el agraciado momento del matrimonio en donde comienza la vida en común. La vida en común ¿qué es? Y Padre, vamos a vivir juntos en el mismo techo, en un mismo lecho, vamos a comer juntos, nos vamos a ir  de vacaciones, vamos a compartir. Muy bien, así como todo lo temporal debe ser compartido, la vida espiritual también debe ser compartida porque hay una sociedad fundada y bendecida a los pies de la cruz, y un hogar en donde no se reza pero se come, se va de vacaciones, se hacen viajes, es un hogar que, aun con título hermoso de cristiano, no viven su cristiandad. Y los niños no reciben la piedad como bien de familia - porque como los padres tienen piedad, luego los hijos salen piadosos ¡no, señor! - Para que los hijos salgan piadosos, los padres deben rezar con los hijos para que, entonces, los hijos creen el hábito y luego cuando son grandes, formen un hogar como el de casa, a través de la oración.

Los padres deben criarlos en la piedad ¡por favor! Porque es el escudo y el arma que tienen nuestros hijos para poder saber que lo que está mal no lo tengo que hacer.

  • Don Bosco, sistema preventivo

Poner a los hijos en una situación en la que moralmente les sea imposible pecar.

Pero es eso, como los campamentos. Los campamentos, cuando lo hacíamos con el P. Canale – Campamentos de San Miguel -  siempre él nos decía la prevención de Don Bosco: metafísicamente no podemos estar en todos los lugares donde van a estar los chicos, escuchar todas las conversaciones ¡no! Pero sin embargo, podemos generar un ambiente moral en el cual la presencia nuestra sea tal que el chico se vea acompañado, escuchado. Y de esa manera, tengan que pensar dos o tres veces cómo hacer para hacer el mal. Pero, ya entonces, es un chico que ya viene muy mal pero sino fácilmente la vida transcurre en el bien.

Eso es lo que pedía Don Bosco y eso es lo que hay que buscar con nuestros hijos. Para eso viene la educación. “Educere” que comentábamos en la reunión de los jóvenes matrimonios – ustedes saben que “educe” es educar ¿de dónde viene? Viene de un verbo y de un prefijo “duco, ducas, ducare” que es conducir, (de ahí viene el “duce”) Y el un prefijo “e-ducere”, es un artículo que significa “proveniencia de adentro hacia fuera”. (Por ejemplo decimos pulsar, impulsar o expulsar; cuando yo expulso es de adentro hacia fuera, cuando impulso es de afuera hacia adentro) “Educere” significa que uno en la formación le ha dado, al aprendiz, los principios de tal manera que él se conduce desde adentro hacia fuera porque está convencido de ellos. Es decir, la educación debe ser tal que penetren los principios. Para quién que los recibió los lleve adelante pero no porque lo están viendo. Que venga de adentro; eso es educar y eso es justamente lo que tenemos que buscar con nuestros hijos, empezando por la piedad.

  • Ahora bien ¿qué pasa si esto sucede? ¿qué hacemos?

Cada vez, para los pobres papás, esto va a ser más normal porque todos los nenitos van a empezar con sus ocurrencias en razón del libertinaje de los padres.

Si se descubre malas inclinaciones en nuestros hijos, no dilatar la manera de encausarlos. ¿Qué le voy a dar yo, una respuesta mágica? No, le doy unos consejos, por lo menos, algunos parámetros generales que me parecen importantes.

Iluminar las inteligencias para que sepan claramente con el ejemplo de terceros la conducta que se debe llevar.

 Que tenga modelos, por supuesto los santos, que el varón tenga modelos viriles y la chica modelos femeninos, modelos de santas. Que el padre sin recriminarle “vos con tu tendencia” le muestre los modelos “Mira qué ejemplo, estos son los caballeros, esto es un varón, es un hombre de palabra, esto es un héroe de guerra, esto es una persona que como vos era chico, pero murió en Malvinas porque pasó por arriba del sentimiento. Y que no se quede el varón en esa sensibilidad enfermiza.

Al varón mantenerle vivo el espíritu juegos que favorezcan su virilidad, en la que deba poner de manifiesto su garra; a la mujer su feminidad.

Evidentemente un chico que tiene una tendencia delicada ¿a qué va a rehuir?, a todo juego o deporte que le pida esa energía que no la quiere usar. Que no quiere usarla o que no sabe que la tiene. Y hay que ayudarle a que la usen a que la descubran. Entonces - sin llegar al extremo – un chico que tiene una tendencia amanerada, conviene que haga algún juego de fricción. Entonces que vaya a hacer karate, que vaya a hacer judo, que vaya a jugar al rugby. Que pueda -no se trata de una disciplina militar- pero sí de ayudarle a que cuando lo tacleen le de bronca de que lo hayan tacleado, y que cuando alguien mucho más chiquito que él lo tire al piso, que se diga “esto no puede ser, a este lo voy a estrujar la próxima”. Que le nazca solo, pero hay que ayudarle a que le rebrote la virilidad. Y a las niñas, que pueden ser medio de arremangarse y pegar piñas, ayudarles a que mantengan su feminidad. Porque mujeres hay muchas, pero no todas son muy femeninas y hay que ayudarles a que sean femeninas. Y que el varón sea bien varoncito, que no esté el varoncito mirándose todo el tiempo en el espejo.

  • El varoncito debe evitar que sea el bebé de sus hermanas

Es un peligro. Y que viva jugando con ellas y con sus juguetes. No es normal que un varoncito esté jugando con muñecas -y lo que pasa que las hermanitas, todas juegan con muñecas y el también juega-  ¡no señor! eso es un problema de educación. Así como las hermanitas no es normal que se críen entre hermanos – cada cual más vikingo que el otro – y la hermana termina con una lanza o tirando piedras con los hermanos como si fuese una guerra campal - no es un deporte tuyo hijita. Alguien los tiene que ayudar, que el nene no sea la bebé y que la bebé no sea el varoncito de la casa. Eso no va, eso es una mala educación, eso es un peligro y cada vez se va a ver más.

  • Por fin, cuidar los afectos excesivos;

 Cuidado, cuidado, cuidado sobre todo, me permito, cuidado con las mamás cuando son muy acaparadoras de los varoncitos. Cuidado porque la mamá tiende a los afectos, pero al varoncito no hay que darle tanto afecto. El varoncito tiene que criarse en cierta austeridad y el varoncito si tiene muchos afectos lo tengo que criar para que, cuando la vida lo choque, que sufra menos el impacto. Cuidado con los demasiados afectos, así como, en caso contrario, con las hijas, que sean las reinas del papá, con la mamá se llevan más o menos pero el papá es el rey. Y así es. Cuidado, cuidado con los afectos excesivos porque esto no es bueno; el sentimiento debe acompañar a la razón, no debe ser negado, pero debe ser regulado y demasiados afectos termina ablandando.

  • Cuidar la promiscuidad

¿A qué voy con esto? Uno tiene como la ilusión de decir: yo era un delincuente, terrorista, y era un talibán pero mi hijo - o hijos - es un pan de Dios, es tan bueno. A veces sale una ingenuidad de los padres para con respecto de los hijos - que genéticamente y en los hábitos han recibidos de sus padres -. Si el papá era un pirata, el niño va en camino a ser pirata, déjalo unos años más. Entonces yo no puedo caer en la ingenuidad con mi hijo. Peor si yo, como no quiero tener problemas con mi hijo, me hago el distraído, por pereza. Y ya dejo de ser ingenuo para ser malo. En vez de ser bueno, soy débil.

Cuidado con la promiscuidad y cuidado con los afectos excesivos.

Estos, como les digo, son algunos parámetros muy generales, pero parece que vienen un poco al caso.

  • Escuela – ESI

No enviar a sus hijos a las escuelas en las que caen bajo el régimen y favorecer las que libren la batalla, por ejemplo nuestra escuela de la Fraternidad. Si no hay ninguna accesible, antes de mandar a una escuela estatal, es recomendable el home-schooling. ¿Por qué?, porque hay que preservar todo.

¿Y qué es todo?

Los padres deben velar por la inocencia de sus hijos y de las compañías. Los padres no pueden revisar todos los módulos que se les enseña, ni estar en los cursos, ni conocer los compañeritos. Yo tengo que pensar con ojos de eternidad qué es lo mejor y qué es lo más fácil, para que mi hijo se salve.

En la Fraternidad tenemos el colegio en La Reja; es un sacrificio, porque no lo tenemos en Capital. Pero para eso hay un colectivo y para eso las cuotas no son tan caras ni mucho menos y para eso hay gente que hace sacrificios heroicos. Pero hoy, más que nunca, con una ESI de por medio, van a destrozar la inocencia de nuestros hijos. Eso no lo podemos permitir porque el fin primario del matrimonio es la educación cristiana de los niños. Debemos, entonces, tomar consciencia, ver los esfuerzos, hablar. Pero sostener aquellos centros educacionales en donde uno tenga la tranquilidad de la formación que se da.

Pero por sobre todo tengamos fe, en que si Dios nos puso en esta época tan difícil, Él ha previsto no sólo los medios para que podamos perseverar, sino también para que nos vayamos al cielo “donde abunda el pecado, sobreabunda la gracia”. “Tened confianza, Yo he vencido al mundo”, las puertas del infierno no van a prevalecer contra la iglesia, ustedes son miembros de la iglesia, ustedes están bajo la crianza de la iglesia, ustedes son como los terneros que vienen a alimentarse de esta vaca que es la que les da la leche espiritual que se llama iglesia.

“Yo estaré con vosotros hasta la consumación de los siglos”, es decir hoy nos toca esto, cada época fue difícil, no sé ésta, si será mucho más difícil que las otras. Pero si empezamos con los juicios comparativos nuevamente nos deprimimos porque pensamos que la nuestra es terrible.

No importa, así estemos en el fin de los tiempos el Señor nos dice “levantad vuestras cabezas, tened confianza que ya llegará el Señor”; entonces, así venga lo que venga, la confianza con la vista puesta en lo alto, porque la ayuda siempre viene de lo alto.

Nuestro Señor es nuestro Dios. Y yo no sé cómo, Él ya sabe, pero ya lo resolvió para darnos los medios y que de esa manera podamos perseverar.

Y con esto, bueno, nos encomendamos a la Sagrada Familia.